La tormenta de nieve atípica que ha llenado por completo a este estado, está dejando grandes estragos. Los legisladores deberían contemplar mecanismos de mercado para incentivar un suministro de energía más resistente y una demanda de consumo más flexible frente a las problemáticas suscitadas.

Hace diez años, cuando las plantas de energía en Texas sucumbieron a las temperaturas bajo cero y provocaron apagones. Los legisladores de Texas tomaron medidas de inmediato.

Aprobaron una ley que requiere que las plantas de energía presenten planes a los reguladores sobre sus preparativos anuales para el clima invernal, y desde entonces todo parecía marchar bien.

La regulación no evitó los cortes de esta semana por la fuerte nevada. A medida que los legisladores investiguen nuevamente las interrupciones de las centrales eléctricas en temperaturas frías. Es probable que piensen en leyes más estrictas para los operadores de centrales eléctricas y operadores de redes, como deberían.

Pero esperamos que los legisladores también contemplen mecanismos de mercado que podrían incentivar un suministro de energía más resistente y una demanda de consumo más flexible.

Por ejemplo, uno de varios problemas entre los diversos tipos de generación de energía que contribuyeron a los cortes recientes que han sido noticia mundial y que ha afectado a tantos, fueron las turbinas eólicas congeladas en el oeste de Texas.

La mitad de la capacidad eólica de este estado quedó incapacitada. En un momento en que la localidad generalmente depende de su sustancial energía eólica en cuestión.

¿Qué pasa realmente con esta crítica situación?

El viento, una energía limpia de bajo costo, se había convertido en un éxito en Texas en gran parte porque los legisladores crearon un sistema de mercado tremendamente exitoso que incentivó la energía renovable.

Pero ahora, el Consejo de Confiabilidad Eléctrica de Texas debe lidiar con una gran cantidad de energía eólica que va y viene… Bueno, con el viento.

Todo esto implica y significa usar diferentes tipos de pronósticos meteorológicos y programar otras plantas de energía para que estén listas para encenderse si el viento amaina.

A medida que los legisladores revisan el papel de ERCOT en las interrupciones. También podrían revisar el programa de incentivos renovables y si podría cambiarse para incentivar una mayor inversión en otros tipos de recursos.

Uno de esos recursos podría ser las baterías a escala de red. En este momento, Texas tiene poca capacidad para almacenar electricidad para su uso posterior. Pero la tecnología se está desarrollando rápidamente y promete hacerlo.

¿Podrían las baterías algún día permitir que las compañías eléctricas o los propietarios de viviendas almacenen electricidad para una emergencia?

Además, tal vez los incentivos de mercado podrían implementarse como una zanahoria. Para que las empresas de generación de energía de todo tipo puedan climatizar mejor sus plantas.

Y aunque las compañías eléctricas de Texas han centrado su atención en el lado de la oferta del mercado. Hay otro lado: la demanda. Los cortes continuos son una herramienta torpe para reducir la demanda.

Pero los medidores inteligentes y el equipo de la red instalados hace unos años se diseñaron para ofrecer una herramienta más precisa. Si los proveedores de electricidad la exploraran.

En búsqueda de nuevas soluciones

Los clientes industriales y comerciales a menudo negocian mejores tarifas eléctricas acordando reducir la demanda en situaciones de emergencia.

¿Podría un proveedor de electricidad ofrecer a los hogares esta oportunidad? Con medidores inteligentes, los proveedores de electricidad podrían reducir la demanda en los hogares que dieron permiso. Y una mejor tecnología podría ser aún más precisa. Apagando los electrodomésticos innecesarios mientras se ahorra el HVAC.

Antes de deshacernos de nuestro sistema desregulado. Exploremos si estamos utilizando nuestro mercado de energía único en su mayor potencial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *